INFOLAC
   

La pobreza tiene cara de niño

(TOMADO DEL DIARIO LA PRENSA DE PANAMA)

SADY TAPIA G.
stapia@prensa.com

Según estadísticas de la UNESCO, 117 millones de personas menores de 20 años viven en situación de pobreza en América Latina y El Caribe, y la mayoría de los niños, niñas y adolescentes se han concentrado en los hogares más pobres de la región, manifestó Alejandro Bonasso, director general del Instituto Interamericano del Niño (INN).

Bonasso hizo declaraciones luego de su disertación inaugural de la Cuarta Reunión de Primeras Damas de Centroamérica, Belice, Panamá y República Dominicana, cuyo lema fue “Niñez, Juventud y Pobreza”.

De acuerdo con Bonasso, de los 117 millones de niños, niñas y adolescentes pobres, 39 millones son menores de cinco años.

Durante su exposición esbozó la relación entre el desarrollo de la tecnología y el poco acceso a oportunidades para los más pobres.

Explicó que en la región de América Latina y El Caribe existen actualmente 15 millones de usuarios de internet, o sea, 5% de los usuarios de la red en el mundo, en tanto que hay tres personas que no saben leer ni escribir por cada usuario de internet.

Asimismo, hay casi ocho personas, entre niños y jóvenes, que están por debajo de la línea de pobreza por cada usuario de internet.

“Estas cifras demuestran las enormes asimetrías que tiene la región en cuanto al acceso de oportunidades, que por otra parte, es lo que ocurre no sólo en esta región, sino en todas las regiones del mundo que están en desarrollo”, aseguró.

A juicio de Bonasso, los niños y niñas, que son el recambio generacional de los países, se han concentrado en los hogares más pobres.

No obstante, manifestó que detrás de los grandes problemas sociales contemporáneos (violencia, abuso, personas en las cárceles) hay niños y niñas que fueron maltratados.

“Más del 70% de la población de las cárceles de la región está compuesta por personas que fueron maltratadas en su infancia, más del 90% de los abusadores fueron ellos abusados de niños, arriba del 80% de las mujeres que ejercen la prostitución fueron también abusadas cuando niñas”, añadió.

Ante esta situación, recomendó que una de las formas de contribuir a reducir estos contrastes es a través del uso apropiado de la información.

Señala que la clave está en poder promover una cultura de la información en donde se reconozca la importancia que tiene la producción y el uso de la información como un instrumento de trabajo para la solución de los problemas.

Última Actualización: 28 de Agosto de 2003


Comentarios
UNESCO UNIVERSIDAD DE COLIMA