Pagina Principal


El rol del bibliotecario en la Sociedad de la Información

Por. Juan Manuel Pineda

Sociedad de la Información
En los últimos años se está viviendo lo que en la década del 60 algunos autores denominaban Sociedad del Conocimiento o Sociedad de la Información. Esto ocurrió debido a la evolución de la Sociedad Industrial, que producía bienes de consumo, a una sociedad dominada por la Información en todas las esferas de la vida humana.

La era industrial se caracterizaba por el uso del capital, el dinero y recursos tangibles. En el presente son la información y el conocimiento los recursos básicos y fundamentales. (Senn, 1992).

A. Cornella (1999) define a la Sociedad de Información "como una sociedad en que la información se usa intensivamente en la vida social, cultural, económica y política".

Para I. Núñez Paula (1999) "la Sociedad de la Información no es algo del futuro sino del presente, la sociedad ha sido definida como una sociedad en la que el desarrollo de los servicios, de la educación, de la cultura y de todas las esferas de las actividades de la vida humana, dependerán de la Información que se tenga y una sociedad que necesita que la mitad de la fuerza laboral este dedicada directamente a la gestión de la información. Esa es la sociedad de hoy y aún mas es la sociedad de siempre... "

Indicadores de la Sociedad de la Información

Podemos mencionar:

  • mayor cantidad de trabajadores de la Información,
  • nuevas tecnologías
  • aumento del PBI en el sector de la Información en países desarrollados

El nuevo rol del bibliotecólogo en la Sociedad de la Información
Los bibliotecólogos tienen en la actualidad una misión y un desafío muy importante en esta Sociedad de la Información que es, aprovechar la tecnología del mundo globalizado y reducir de alguna forma la brecha entre informados ricos e informados pobres, permitiendo que todos participen de la Sociedad de la Información, creando de este modo una cultura de individuos con capacidad de trabajar con información, para su desarrollo personal y profesional.

Para Teresa Márquez (1998) "el rol del bibliotecario, cada día transformado exige más capacidades y preparación, demanda acciones mayores de impacto y responsabilidad social."

"El bibliotecario se ha convertido en un agente social constructor de información dejando de ser aunque nunca lo fue un mero facilitador de libros y enciclopedias."

Con el advenimiento e incorporación de las nuevas tecnologías en actividades científicas y productivas, se han ido transformando los roles de los profesionales de la información, llegando a ser gestores de recursos de información e ingenieros de información. Estos nuevos roles cobran más protagonismo en organizaciones empresariales donde la adecuada gestión de la información permite decisiones acertadas por parte de los directivos.

El crecimiento explosivo de la información y del conocimiento y por ende de la documentación en las últimas décadas, ha incidido en que el rol del bibliotecólogo adquiera un papel preponderante en esta Sociedad de la Información, el mismo es actuar como "mediador" entre las fuentes documentales y los usuarios.

Para Chacón Alvarado (1998) la era de la información es todo un desafío para las bibliotecas y los bibliotecólogos. En la actualidad se siente hablar de biblioteca virtual, digital, biblioteca sin paredes, biblioteca electrónica. Esto lleva a una pregunta ¿Cuál es el papel del bibliotecólogo en esta maraña informativa?

Antes que nada se requiere de este profesional un cambio de actitud. El bibliotecólogo en la actualidad debe ser un experto en la manipulación y acceso a la información, capaz de traerla al usuario que la demande, desde cualquier punto que se la encuentre.

Su función ya no es solo de conservador y de celoso "guardián" del conocimiento como lo fue en el pasado, sino que ha pasado a ser un moderno profesional, encargado del tratamiento y gestión de la información, para satisfacer las necesidades informativas de la comunidad de usuarios a la cual sirve.

Este moderno profesional efectúa las siguientes funciones: recopila, administra, procesa, difunde y disemina la información necesaria para el progreso científico y técnico de la sociedad. Estas funciones las realiza tanto en soportes impresos como es el caso del libro o de otros soportes no librarios ya sean estos electrónicos, magnéticos, audiovisuales, sonoros etc. Actúa de nexo entre el mundo de la información y los usuarios reales y potenciales.

Además descubre y diagnóstica las necesidades de información de la comunidad a la cual sirve, creando servicios y productos de alta calidad, acordes al mercado de información actual.

Para acercarse al usuario y "ganar" a usuarios potenciales las modernas unidades de información utilizan herramientas de marketing, que le permitan hacer conocer los servicios y productos de información que brinda a su comunidad.

Su actividad varía de acuerdo a la institución en donde se encuentre desarrollando su trabajo ya sea en distintos tipos de bibliotecas, como documentalista, gestor o asesor de información en alguna empresa u organización.

Las nuevas tecnologías y las unidades de la información

La profesión bibliotecológica ha sufrido profundos cambios y transformaciones debido a la incorporación de las nuevas tecnologías a nuestras bibliotecas y unidades de información.

Para Paloma Portela (1998) " El impacto tecnológico en el sector de la información es abrumador. La aplicación de herramientas está siendo intensiva y punta de lanza para su uso en otras industrias y sectores, ese impacto afecta de manera muy especial a los gestores de información y documentación obligándolos a un reciclaje continuo de sus conocimientos y técnicas de trabajo..."

La computadora personal, el acceso a base de datos, bancos de datos, discos compactos, multimedia, memorias ópticas que posibilitan almacenar gran cantidad de información y por último la aparición de la red global como es Internet ha modificado y cambiado el tradicional paradigma bibliotecario.

Muchos decían que la profesión del bibliotecario desaparecería con la irrupción de la información electrónica y de las bibliotecas virtuales, con los cuales las actividades tradicionales efectuadas por los bibliotecarios quedarían sin sentido, y el documento virtual dejaría de lado al libro impreso. A esto se puede afirmar que la cultura digital y la cultura impresa coexistirán, es decir que el nuevo profesional bibliotecólogo deberá mantener ciertas cualidades del bibliotecario tradicional e incorporará el dominio de la nuevas tecnologías, como así también aplicará herramientas de administración y management para sobrevivir a esta nueva realidad que se presenta.

Bibliografía y el artículo completo:
http://juanmanuelpineda.tripod.com.ar/el_rol_del.htm

Ficha del autor:
Lic. Juan M. Pineda Echeverría, jpineda2@tutopia.com
Licenciado en bibliotecología y documentación- archivero profesional
Bibliotecólogo biblioteca Instituto Universitario Aeronáutico de la Ciudad de Córdoba.
Teléfonos: 0351-4658125
URL: http://juanmanuelpineda.tripod.com.ar


Última Actualización: 13 de Mayo de 2003

Comentarios